Hans Schulztz Humano | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Hans Schulztz Humano

Recluta
Miembro
Level 0
Forum Posts: 3
MyCred MyCred 10 Ascuas
Miembro Desde:
agosto 20, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
julio 18, 2017 - 4:34 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Alhazred[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Hans Schulztz [/INDENT]Raza[INDENT] Humano [/INDENT]Nivel de Rol[INDENT] - [/INDENT]Promoción a la que aspiras[INDENT] Promoción inicial [/INDENT]Clase[INDENT] Cazador [/INDENT]Género[INDENT] Masculino [/INDENT]Edad[INDENT] 25 [/INDENT]Clan, tribu o cártel[INDENT] - [/INDENT]Metas[INDENT] Colaborar con la Catedral de la luz Sagrada como ``Cazador de Brujas´´ (Exterminar No-Muertos, Nigromantes, Brujos y cualquier ser de afiliación oscura que ponga en peligro la seguridad del pueblo humano). Ascender hasta lograr acceder a los Vigilantes de la Noche. Ser reconocido por sus servicios en la lucha contra la oscuridad por los altos estamentos de la Inquisición del reino de Erethor (Nueva Lordaeron). Escribir un libro a cerca de como dar caza a seres oscuros (como rastrearlos, detectarlos, cuales son sus debilidades...) [/INDENT]Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Cazador de Brujas (Social). [/INDENT]Altura y peso del personaje[INDENT] 1,65m peso 70 kilos. [/INDENT]Apariencia física[INDENT] Pelo a media melena larga de color rubio apagado casi oscuro, barba media-corta un poco descuidada. Ojos verdes-azulados. Piel pálida. Algo robusto, pero tirando a enjuto. Rostro calmado con una reconfortante sonrisa pero de mirada inquisitiva. [/INDENT]Personalidad[INDENT] Espontaneo a la par que ingenioso. Gusta de hablar de forma educada, pero con una mezcla de humildad que contrasta con su tono alegre y puntilloso. Caballeroso. Sincero hasta tal punto que en ocasiones puede resultar ofensivo. En momentos de seriedad, astuto y analítico, como un lobo que acecha a su presa. [/INDENT]Facción

  • Neutral

Academia o Maestro[INDENT] (MENTOR) Padre Jhon Ruth ``La Horca´´ (Ex Cazador de Brujas en colaboración con la Catedral de la Luz Sagrada, ahora debido a su avanzada edad Sacerdote redimido y bienhechor errante que presta su ayuda en las localidades de Villadorada, Crestagrana y Villa Oscura). [/INDENT]Organizaciones[INDENT] Viaja hacia el reino de Nueva Lordaeron con la esperanza de encontrar a un Cazador de Brujas que le permita acompañarlo en sus aventuras (sea como ayudante o``escudero´´) y así poder aprender al mismo tiempo el oficio de un Cazador de Brujas y/o demostrarle que es digno de comenzar a recibir entrenamiento para convertirse en uno. En estos momentos se ha unido al Ejército de Nueva Lordaeron [/INDENT]Orientación Sexual

  • Heterosexual

Creencias e Ideales[INDENT] Si bien cree en la luz, su creencia más poderosa es que los poderes oscuros y todos los que los sirven deberían ser erradicados. Considera que toda acción que se tome contra estos poderes es acertada, da igual el coste, es por ello que admira la labor del reino de Erethor a la Inquisición pese a que no es un gran devoto de la luz (De ahí su inclinación hacia los Cazadores de Brujas). Detesta en especial todo lo que tenga que ver con la nigromancia. Culturalmente, es un amante del teatro (se crió en una Troupe de actores), por otra parte su mentor, el Padre Jhon Ruth, le ha enseñado a comportarse como un caballero sin abandonar el afilado arte de las palabras. A causa del pasado de su mentor, se ve especialmente interesado en aprender todo lo posible a cerca de los Cazadores de Brujas, deseoso de poder convertirse en uno. [/INDENT]Conocimientos[INDENT] Lengua común (Humano). Buenas dotes interpretativas (teatro) y un nivel medio en el tiro con arco y ballesta. También sabe fabricar pequeñas trampas de caza y pensar como pensaría una presa [/INDENT]Clase Social

  • Pobre
  • Clase baja

Familiares y conocidos[INDENT] Frantz Schulztz (Padre, Muerto) Elizabeth Lambda (Madre, Muerta), Padre Jhon Ruth ``La Horca´´ (Mentor, Vivo). Familia de Cazadores de Elwyn exiliada (Vivos). [/INDENT]Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] Lordaeron, Reinos del Este. Actualmente se dirige a Nueva Lordaeron en la caravana de caballos de su mentor. [/INDENT]Trabajo y Herencias[INDENT] Se inició como actor en la compañía de su padre, una troupe ambulante de Lordaeron. A la muerte de sus padres a los 13 años, se cría en los bosques de Elwyn a las afueras de Ventormenta junto a otros refugiados, es ``adoptado´´ por una familia de cazadores que le enseñan el arte de la caza y se ganan la vida vendiendo los productos que pueden extraer de sus presas. Ahora trata de aprender el oficio de Cazador de Brujas. [/INDENT]Historia del personaje[INDENT] Schulztz: ``¡Ya se lo he explicado mil veces, aquello de su huerto no era ningún perro!´´

Tras las catástrofes acontecidas en la batalla por la supervivencia de Lordaeron contra la gran incursión de los Orcos en el año 7 tras la apertura del Portal Oscuro durante la Segunda Guerra, el reino de Lordaeron comenzó su lenta y pesada reconstrucción.

Las ciudades y pueblos en ruinas comenzaban a bullir de vida nuevamente, habían pasado los tiempos oscuros y ahora la gente necesitaba volver a la rutina, al trabajo, y por supuesto, la gente necesitaba entretenimiento para olvidar las crudezas de la guerra.

Frantz Schulztz, que había servido como soldado-campesino en la desesperada contienda contra los orcos, siempre había sido un amante de las palabras. La familia Schulztz había seguido durante años el sendero del arte y el teatro, manteniendo viva la vieja Troupe conocida como ``Lordaerom Schulztz´´ (Lordaerom, en pos de la región en la que residía la Troupe y Schulztz en nombre de la familia fundadora de la misma).

Aquella Troupe había perdurado durante tres generaciones desde que William Schulztz, un prometedor actor originario del antiguo reino de Storm, decidió mudarse a la próspera y joven Lordaerom para fundar su propia compañía. Desde entonces, los ``Lordaerom Schulztz´´ habían viajado como Troupe de teatro por toda la región durante años, ofreciendo divertidos espectáculos satíricos con temas como ``La Altonato Vanidosa´´, ``El Troll y la Rana´´ y su última y más exitosa pieza:``Un orco burgués´´, una desternillante obra en la que un orco era ascendido a noble en la lejana y arisca Ventormenta, que, recientemente, se aquejaba de la presencia de una nueva y amenazadora raza surgida de alguna localización desconocida, llamados ``Orcos´´ ,los cuales amenazaban sus tierras acabando con los hombres que encontraban.

Si bien es cierto que con el estallido de la primera guerra la Troupe hizo reventar a carcajadas a los muchos pueblos de Lordaeron que imaginaban a los orcos más como una minúscula amenaza semejante a los Murlocs que como lo que realmente eran, cuando Ventormenta fue asediada y destruída, los ``Lordaerom Schulztz´´ vieron forzosamente pausada su gira cuando el ejército convocó al pueblo a la guerra para defender la capital del reino. Fue entonces cuando Lordaeron descubrió que los Orcos eran mucho más temibles de lo que imaginaban.

No obstante, con el final de la Segunda Guerra, Lordaerom se alzaba victoriosa entre las muchas pérdidas y la Troupe de los ``Lordaerom Schulztz´´ volvían a estar en activo.

Por aquellos años, Frantz Schulztz contrajo matrimonio con una joven actriz de la Troupe, Elizabeth Lambda y en el agosto del año 10, esta dio a luz a un hijo:

Yo. Hans Schultzt.

Dudo mucho que haya algo más maravilloso en el mundo para un niño que criarse en una próspera Troupe de actores. Toda mi infancia hasta los 10 años la pasé recibiendo lecciones de mi padre y mi madre sobre como declamar en el escenario e interpretación. Aprendí que, para interpretar a un ``Alto Nato´´ había que caminar siempre posando primero la punta del pie, como si fuese ligero como una pluma, al tiempo que había que mantener el mentón bien alto y mirar a los demás con ``cara de oler a rancio´´. Me enseñaron juegos de pronunciación para imitar el gutural acento de los ``Trolls´´ y a caminar haciendo parecer que mis piernas eran mucho más largas que mi cuerpo. También aprendí lo que los ``Lordaerom Schulztz´´ entendían por ``las Costumbres de los Orcos´´, a los cuales representaban como humanos con la piel de color verde, vestidos con escasos harapos y generalmente muy muy musculosos, y tremendamente estúpidos.

También aprendí a interpretar la forma de hablar de los nobles de Lordaeron y algunas costumbres y bailes tradicionales casi tan ridículos como las mayores estupideces que interpretaban nuestros ``orcos´´ en el escenario.

Todo aquello para mí era un inocente juego de risas en el que me divertía constantemente haciendo toda clase de papeles secundarios muy variopintos en las obras que llevábamos a las distintas localidades de Lordaerom.

La región prosperaba bajo el mando del Rey Therenas Menethil, hasta que comenzaron a extenderse los rumores de una nueva amenaza.

``Los muertos se alzan de sus tumbas´´ Murmuraban los ladinos rumores que corrían por la ciudad.

Al parecer, lejos de la capital, en las lejanas tierras de Stratholme una extraña epidemia había conseguido no solo mermar a la población, sino alzarlos como lo que llamaban ``muertos vivientes´´.

El mismísimo Príncipe Arthas había acudido a luchar contra aquellas amenazas, y ahora se encontraba en una ardua campaña en Rasganorte a donde le había conducido su investigación a cerca de tan misterioso brote.

Con la aparición de aquella nueva amenaza, por un instante el miedo amenazó con volver a cernirse sobre Lordaeron. Fue entonces cuando a mis padres se les ocurrió la idea de escribir una nueva obra satírica sobre este acontecimiento, aludiendo a que los muertos habían regresado de sus tumbas indignados por algún delirante motivo.

La campaña en Rasganorte del príncipe Arthas llegó a su fin, y para el momento de su llegada, mis padres ya casi habían concluido la obra.

Por desgracia, jamás pudimos representarla.

El príncipe había regresado, pero ya no era el mismo. Y con el, vinieron los muertos, y ``La Plaga´´. El reino de Lordaeron sucumbió casi tan rápido como se consume una vela en un horno de piedra. Cientos de refugiados trataron de huir a la todavía segura Ciudad de Ventormenta.

Pero no fue así con mi Troupe.

La interminable hilera de refugiados caminaba en fila por aquel angosto sendero del bosque cuando, de la oscuridad de la arboleda, aparecieron los muertos vivientes. El caos se apoderó de la caravana.

Mis padres y toda mi Troupe sucumbió. Solo gracias al esfuerzo de mi madre, que se sacrificó por salvarme, pude subir a una caravana de caballos que salió en estampida escapando de los muertos.

En cuestión de unas horas, con apenas 10 años había quedado huérfano de padre y de madre, y había perdido a mi única familia. Aunque a la llegada a las inmediaciones de Ventormenta mucho tiempo después una familia refugiada de Cazadores me ``adoptó´´, jamás pude superar del todo la pérdida de mi felicidad a manos de ``La Plaga´´.

En los 14 años posteriores, aprendí de la mano de mi ``nueva familia´´ el oficio de la caza. La vida era dura, éramos muchos y había muchas bocas que alimentar, pero los bosques de Elwyn estaban repletos de presas y con la práctica, pronto me volví diestro con el arco y la ballesta, a demás de aprender a fabricar toscas trampas de caza.

Cazar de alguna forma me reconfortaba y me ayudaba a olvidar mis penas, pero lo cierto es que, siempre que apuntaba a una presa, deseaba con todas mis fuerzas haber aprendido a usar un arma antes para defender a mi familia en aquel terrible día.

Me ganaba la vida junto a mis ``hermanos´´ vendiendo las pieles de los animales que cazábamos y saciábamos el hambre con su carne y las verduras que recibíamos a cambio de trueques por cornamentas, pieles y demás.

No fue hasta el año 34 cuando, tras la destrucción de Villadorada y la muerte de Telchazaar, cuando descubrí al hombre que iluminaría mi camino:

El Padre Jhon Ruth ``La Horca´´.

Jhon Ruth era una de esas leyendas infantiles que murmuraban los niños que jugaban a ser justicieros. Aquellos que no deseaban convertirse en sacerdotes o paladines en la adultez, deseaban ser como Jhon Ruth.

Durante las recientes tragedias causadas por Telchazaar y la batalla en Estepas Ardientes sumado a la aparición de un nuevo brote de peste en las ahora renombradas ``Tierras de la Peste del Oeste´´, el Padre Jhon Ruth, un venerado clérigo de La Catedral de la Luz Sagrada ya ``jubilado´´, deambulaba por las tierras afectadas de Elwyn, Crestagrana y Bosque del Ocaso, practicando la caridad con los más necesitados.

Antaño, no obstante, Jhon Ruth había sido un Cazador de Brujas. Se ganó el apodo de ``La Horca´´ porque, a diferencia de otros cazadores de brujas, si te pillaba Jhon Ruth, no morirías por un tiro entre las cejas o una estaca en el corazón.

Si te pillaba ``La Horca´´, ibas a la horca.

Cuando el archiconocido Williams reunió a sus Cazadores de Brujas y formó la orden de Los Vigilantes de la Noche, debido a su avanzada edad (57 años) Jhon Ruth había decidido dejar de lado las armas para cuidar de los más débiles afectados por los recientes conflictos.

Jamás había tenido ocasión de entablar conversación con un Cazador de Brujas, un enemigo por excelencia de la nigromancia y la oscuridad.

Ahora, Jhon Ruth ``La Horca´´ se encontraba ante mí, accesible, ofreciendo sus servicios a los más desfavorecidos, viajando de pueblo en pueblo en una pequeña caravana de caballos y por un momento en mi mente se abrió un abanico de posibilidades de aprender de un experto en erradicar la oscuridad para vengarme de los viles poderes que habían acabado con mis padres.

Me incliné de rodillas ante el, y durante semanas seguí a su caravana, suplicándole que me tomase como discípulo y ayudante...

Fracasé estrepitosamente. Jhon Ruth ya había dejado a un lado su pasado y no estaba en condiciones de enseñarme nada.

No obstante...

Jhon Ruth ``La Horca´´ no estaba dispuesto a enseñarme nada que no pudiese expresarse en una conversación de menos de tres palabras, pero tenía un punto débil: Ahora practicaba la caridad, y os puedo asegurar que pese a mi situación (en absoluto crítica en comparación con la de otros) gracias a lo que aprendí en mi juventud con mi Troupe, conseguí persuadir al avispado anciano, ahora adormecido por los años, de que me ayudase de alguna forma en mi camino.

Su respuesta fue corta, tajante y esperanzadora:

``Sube al carro, joven, iremos a Nueva Lordaeron´´

Ahora comienza mi aventura.[/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado Darkkang
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 224
Aard: 208
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
gonroho: 105
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3306
Comentarios:8312

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1988
Moderadores: 10
Administradores: 4