Gramthak el Negro Orco de Orgrimmar | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Gramthak el Negro Orco de Orgrimmar
Miembro
Jugador
Level 2
Forum Posts: 204
MyCred MyCred Asc 1,636
Miembro Desde:
agosto 10, 2015
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
agosto 20, 2017 - 2:12 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Mor’Hork[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Gramthak el Negro [/INDENT]Raza[INDENT] Orco de Orgrimmar [/INDENT]Nivel de Rol[INDENT] 5 [/INDENT]Promoción a la que aspiras[INDENT] Promoción de veteranía I [/INDENT]Clase[INDENT] Brujo [/INDENT]Género[INDENT] Masculino [/INDENT]Edad[INDENT] 55 [/INDENT]Clan, tribu o cártel[INDENT] Cazatormentas [/INDENT]Metas[INDENT] Hacerse con la inmortalidad y obtener un poder sin igual, dominar huestes de no-muertos con este poder. [/INDENT]Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Nigromante [/INDENT]Altura y peso del personaje[INDENT] 2,10 85Kg [/INDENT]Apariencia física[INDENT] Su cuerpo es ancho y levemente encorvado, visiblemente viejo. De tez verde oscura. Su rostro muestra arrugas y cicatrices que solo puede tener un veterano orco, está cubierto con pinturas blancas y negras para simbolizar su trato con las sombras, sus ojos son de un color rojo intenso, carece de todo pelo excepto por su barba desaliñada. [/INDENT]Personalidad[INDENT] Es un orco cauto y servil ante sus amos, pero altivo y prepotente ante los inferiores. Busca el poder por encima de todo y hara lo que sea para tenerlo. [/INDENT]Facción

  • Hostíl

Academia o Maestro[INDENT] – [/INDENT]Organizaciones[INDENT] El Azote [/INDENT]Orientación Sexual

  • Asexual

Creencias e Ideales[INDENT] Cree en los ancestros, aunque no le importen en absoluto, cree y le importa más el poder de lo oscuro pues puede hacerle un diós. [/INDENT]Conocimientos[INDENT] Sabe manipular las artes oscuras de la nigromancia bastante bien. Ademas de conocer algún hechizo vil de sus tiempos pasados, más no les da uso. Sabe hablar y escribir en orco y común. [/INDENT]Clase Social

  • Clase media

Familiares y conocidos[INDENT] Ordragh (Padre, muerto) Dak’Trah (Madre, muerta) [/INDENT]Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] En el campamento Roca Negra de Draenor. Actualmente reside en Rasganorte. [/INDENT]Trabajo y Herencias[INDENT] – [/INDENT]Historia del personaje[INDENT] Un orco de tamaño medio, piel marrón, ataviado con togas simples y de aspecto anciano hablaba con otro, notablemente más grande, joven y fuerte, este con piel de color grisacea. Frente a una simple tienda de piel. Bajo la única luz de la luna y las estrellas. El orco grande abrió sus fauces y alzó la voz.

-Nos darás al cachorro. La horda necesita guerreros.
-El cachorro aún no sabe ni caminar, ¿cómo esperais que blanda un hacha? -replico el anciano.
No os lo llevareis.
-La horda tiene métodos para que pueda blandir un hacha. Ahora aparta de mi camino, anciano, o caminaré sobre tus huesos. – Gruño el orco más grande.
-¡No dejaré que lo mancilleis con vuestra brujería!
-Os he avisado anciano. -Dijo el gran orco justo antes de coger al anciano del cuello y presionar con fuerza hasta que un sonido hueco brotó y dejo caer el cuerpo sin vida.

El orco entró en el tenderete, observó al solitario cachorro y sonrió de una manera incomprensiblemente espeluznante, cogió al cachorro del pescuezo y montó en un gran lobo partiendo a toda velocidad. Tras una noche y un día de viaje se adentraron en una estructura de aspecto sombrío, en su interior esperaba un brujo encapuchado al que apenas se le veia el rostro, el cual se hallaba de pie sobre una runa dibujada a sangre.

-¿Es el hijo de Dak’Trah? -Pregunto el brujo encapuchado.

El orco más grande se limito a asentir con la cabeza y dejó al cachorro en el suelo frente al brujo.

-Su madre tenía potencial. Espero que no sea una pérdida de tiempo. -Dijo mirando atentamente al cachorro.

Entonces el brujo alzó las manos hacia Gramthak y murmuró unas palabras, de pronto el cachorro se retorcía en el suelo presa de un gran dolor, se miró las manos, estaban creciendo de una forma excesiva, cerró los ojos ante el sufrimiento y cuando volvió a abrirlos se dió cuenta de que ya no era un cachorro, había crecido en segundos (que le parecieron horas) hasta el tamaño de un orco adulto.

-Ha sobrevivido… Es buen comienzo… -Dijo el brujo finalmente.

Gramthak siguió entonces al brujo, confuso, este se hacía llamar Zargaj e instruyó a Gramthak en las artes viles, le llevó meses pero finalmente las dominó y cuando Zargaj murió, Gramthak le sucedió en el Consejo de las Sombras. Para este entonces Gramthak había perdido toda consciencia de lo que en su día fue, se había vuelto presa de la sed de poder y obedecía los mandatos de Gul’dan. En cuanto el Consejo de las Sombras descubrieron el poder del vacío Gramthak se ofreció a ser uno de sus investigadores e indagar en los misterios de estas energías, le intrigaban, pretendía conocer si esta magia podría superar a lo vil, cuando junto a los demás brujos descubrió la nigromancia a partir del vació se sintió demasiado seducido ante su poder. ¿Armar un ejército de muertos? No, aún no podía, era demasiado reciente, apenas podía mantener a un muerto con vida durante más de unas horas, debía investigar más.

Cuando ya no quedaban draeneis por destruir y los orcos empezaban a desesperar ante el silencio de aquel ser que encomendaba misiones a Gul’dan fue durante la época en la que más avanzó. Cada contienda de los clanes sedientos de sangre le suponía una oportunidad de obtener cuerpos para su estudio, logró mantener un esbirro alzado durante horas, todo empezaba a resultarle más fácil, mientras el resto de orcos desesperaban, el aprendía. Tanta muerte… Podría crear un ejército sin igual, sin dolor, sin miedo, y doblegar al resto de orcos. Aunque estaba claro que necesitaría tiempo e instruir a más necrólitos que le ayudasen a mantener el ejército. Así durante años estuvo mejorando sus habilidades, justo cuando sus sueños se desmoronaron, al parecer Gul’Dan recibió una nueva visión y empezaron a crear un portal a otro mundo. Quizás fuera mejor así, pensó Gramthak, de cualquier forma Draenor estaba muerto, no le serviría dominar aquel lugar, señor de nada, señor de nadie. Así pues Gramthak siguió a la Horda de orcos al exterior del portal oscuro, luchó durante las contiendas iniciales con los humanos. Tras practicar la nigromancia con ellos se dio cuenta de que eran mucho más fáciles de manipular con la nigromancia, quizás fueran su ejército ideal. Ya no se trataban de frágiles esqueletos, podía alzar a aquellos humanos por completo.
Gramthak siguió su investigación durante años, cuando Puño Negro fue derrotado a manos de Orgrimm y la magia vil fue prohibida Gramthak rió para sí, pero de todas formas, cuando Gul’dan creó su propio clan, “Cazatormentas”, se unió sin pensárselo demasiado, sin duda sus avances serían mucho más rápidos en compañía de otros hechiceros, y tendría menos molestias.

Gramthak siguió a los orcos en cada batalla, siempre tras las filas, usando su nigromancia, recolectando cuerpos para sus estudios, batalla, tras batalla, hasta que llegaron a Quel’Thalas. Allí se detuvo junto a su clan durante buen tiempo, meses quizás, hasta que Gul’dan guió al clan a las aguas, en busca de la Tumba de Sargeras, era ambicioso, sin duda, pero gran poder les esperaba en aquel lugar, Gramthak no se negaría. Viajó durante semanas en el barco, sin poder hacer nada de real utilidad hasta que llegaron a las Islas Abruptas. Se sorprendió cuando Gul’Dan alzó la Tumba de Sargeras desde las aguas más no se dejó intimidar. Siguió al brujo. Lo siguió hasta que el Clan Diente Negro dio con ellos. Planeaban matarlos por traición. Gramthak no pensaba morir por la ambición de Gul’Dan, durante la contienda Gramthak alzó a uno de sus compañeros caídos para que cubriese su retirada, Gramthak huyó y se escondió. Pasaría mucho tiempo en aquellas Islas, pero alzando algunos de los cuerpos que quedaron del enfrentamiento logró hacer que sus peones le construyeran un bote medianamente fiable para abandonar aquel lugar. Para cuando logró llegar a tierra la primera guerra ya había acabado, con una aplastante derrota para los orcos, aunque el brujo aún no lo sabría. Gramthak llegó a tierra, a un lugar desconocido para él, Rasganorte, aquel continente helado tenía unas condiciones demasiado extremas para el brujo, cierto día, de hecho, fue atacado por un grupo de necrófagos y esqueletos mientras caminaba por la helada tundra, logró acabar con ellos con el poder del vacío pero aquellos no-muertos le resultaban intrigantes, Gramthak se refugió en una cueva del continente helado donde estudió la magia que sostenía a aquellos muertos, llegó a la conclusión de que solo se podía tratar de un nigromante sumamente poderoso que habitaba en alguna parte del continente, por lo que no se aventuró demasiado para evitar formar parte del ejercito de dicho nigromante. Gramthak tuvo que enfrentarse a criaturas peligrosas para alimentarse y, aunque lograba derrotarlas con el poder del vacío, comer esa carne empezó a pasarle factura, su piel se torno grisácea y su mente empezaba a olvidar cosas, como que hacía ahí, como había llegado, cuál era su propósito… Llegando a enloquecer en aquel rincón del mundo, apartado de todo ser vivo.
Así pasó el tiempo hasta que entró en la cueva un hombre, uno de esos humanos, acompañado por un grupo de no-muertos, los guardianes que Gramthak había apostado habían sucumbido ante la voluntad de aquel humano y ya no se encontraban bajo el control del necrólito orco. Gramthak pensaba que ahí acabaría todo, pero en lugar de matarle, aquel hombre le hizo una propuesta, morir y formar parte de la turba de no-muertos o servir al azote y obtener todo el poder que siempre había deseado, las dudas de Gramthak cesaron rápidamente, ya recordaba su propósito, el poder. Gramthak se unió al azote aceptando la propuesta del nigromante y empezó a comprender realmente sobre la nigromancia y su sed por la inmortalidad aumentó. Desde ese momento sirvió al Rey Exánime, alzando muertos en su nombre. Así lo hizo durante el reinado de Ner’Zhul y de Arthas, hasta que tras una larga campaña en el norte por parte de la Horda y la Alianza, surgió un nuevo Rey Exánime. A Gramthak ya no le importaba su pueblo, saber que los orcos no habían sido extinguidos no le importaba lo más mínimo. Juró lealtad al nuevo Rey Exánime cuando Bolvar tomó la corona, y sigue sirviéndole como sirvió a sus sucesores. Buscando fuentes de poder y conocimiento con las que aumentar su afinidad con las artes oscuras y cumplir sus deseos para hacerse con la inmortalidad. Aunque era consciente de que llevaría su tiempo, no dejaría que nadie se interpusiese en su camino. [/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado AuraYT
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 223
Aard: 208
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
gonroho: 101
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3280
Comentarios:8257

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1959
Moderadores: 10
Administradores: 4