Eidan Skouris Humano | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Eidan Skouris Humano
Moderador

Maestro de juego
Level 1
Forum Posts: 289
MyCred MyCred Asc 631
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
julio 9, 2017 - 3:29 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Halathirien[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Eidan Skouris [/INDENT]Raza[INDENT] Humano [/INDENT]Nivel de Rol[INDENT] 1 [/INDENT]Promoción a la que aspiras[INDENT] Ninguna [/INDENT]Clase[INDENT] Mago [/INDENT]Género[INDENT] Femenino [/INDENT]Edad[INDENT] 19 [/INDENT]Clan, tribu o cártel[INDENT] – [/INDENT]Metas[INDENT] Le gustaría dominar la magia del fuego y luchar contra las artes sombrías. [/INDENT]Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Archipiromante [/INDENT]Altura y peso del personaje[INDENT] 1.60 [/INDENT]Apariencia física[INDENT] Es bajita, de caderas anchas y rostro clásico. De largas pestañas y pelirroja como los fuegos más eternos. [/INDENT]Personalidad[INDENT] Brusca, tosca y de un carácter dominante. Es bastante caprichosa. [/INDENT]Facción

  • Alianza

Academia o Maestro[INDENT] Karazhan [/INDENT]Organizaciones[INDENT] Torre de magia de Ventormenta [/INDENT]Orientación Sexual

  • Heterosexual

Creencias e Ideales[INDENT] Cree en la Luz [/INDENT]Conocimientos[INDENT] Magia de fuego básica, leer, escribir. [/INDENT]Clase Social

  • Clase media

Familiares y conocidos[INDENT] Padres muertos. Violet, hermana viva. [/INDENT]Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] Desconocido [/INDENT]Trabajo y Herencias[INDENT] Ninguno [/INDENT]Historia del personaje[INDENT] Eidan Skouris

A pesar de que Dalaran siempre había sido una ciudad ajetreada, aquella noche estaba sumamente tranquila. Las farolas apenas iluminaban la calle, por lo que dejaba ver el hermoso cielo oscuro en aquella magnífica noche de luna llena. Unos pasos tranquilos resonaban por las calles, se trataba de una mujer, que caminaba con la mirada fija en las estrellas.

Apenas se dio cuenta de que en su embelesamiento en el nocturno cielo de que estaba a punto de chocarse contra otro paseante. Tarde para evitar una colisión de hombros. Se quedó breves instantes observando al hombre. Vestía unas togas negras como el cabrón, mientras que sus hombreras desprendían una extraña aura rojiza, su rostro era cubierto por una capucha, de todas formas, ya estaba de espaldas, sin siquiera girarse.

– Disculpe… – Murmuró con la mirada fija en el hombre de ropajes oscuros.

En ese momento, su mirada se desvió hacia el suelo, al parecer ante el choque un extraño libro había caído al suelo, se agachó con rapidez a recogerlo, pero se quedó examinando su portada tétrica varios segundos. La tapadera negra no tenía ningún nombre, pero estaba adornado en el contorno por enigmáticas runas que fulguraban con un tenue color verde. Se apresuró a reincorporarse y voltearse al siniestro hombre, mas sin haberse dado cuenta, la silueta de aquel hombre ya se había difuminado entre las sombras de la noche.

Agudizó la vista algo molesta por la repentina desaparición, rindiéndose al final y encogiéndose de hombros con un largo suspiro pesado. Durante unos segundos que transcurrieron como horas en su mente, Eidan observó detenidamente las runas del libro, siguiéndolas con un dedo. La curiosidad de que había en su interior comenzaba a corromperla por dentro. Las runas del libro refulgían en sus ojos, cobrando vida y apresándola en cientos de preguntas al comprender mínimamente el poder que debía contener aquel libro.

Apartó la mirada, sacudiendo ligeramente la cabeza. Al volver a dirigir su mirada al libro todo estaba como antes. Se llevó una mano a la cabeza, pensando en que serían aquellas horas de la noche en vela las cuales la harían tener alucinaciones.

Con un largo suspiro y libro en mano, siguió caminando por las oscuras calles de Dalaran, hasta finalmente llegar a su casa, abrir la puerta sin mucho miramiento, y adentrarse en su estudio. La habitual sala de estudios daba un aspecto un tanto desordenado, grandes cantidades de libros se apilaban en los rincones de la habitación y sobre el escritorio permanecían abiertos algunos pergaminos, junto a otros enrollados que también se encontraban con el orden habitual que solo la persona que los había desordenado sabia comprender. Se sentó en su escritorio y dejando el libro sobre la mesa, lo abrió con decisión.

Conforme iba pasando el tiempo, Eidan pasaba más tiempo encerrado en el estudio que en cualquier otro lugar, rechazando continuamente cualquier tipo de ayuda por parte de su hermana, la cual se comenzaba a preocupar..

Eidan se pasaba el día con el libro que recogió en el centro de su escritorio, cerrado, y cientos de libros amontonándose a su alrededor. Se levantaba únicamente de su silla para destrozar las montañas de libros en busca de alguno correcto, alguno idóneo… Alguno que la ayudase a traducir aquel misterioso libro que le había llamado tanto la atención desde que lo abrió.

Las horas pasaban, así como los días y las semanas. La joven se encontraba en busca de alguno de los libros que ella necesitaba para seguir estudiando enterrados en las montañas deshechas por Eidan, mientras que ella leía apresuradamente las ultimas páginas de un libro cualquiera.

Cerró el libro de golpe, levantándose de la silla con decisión, cogiendo el libro que tanto había cuidado este tiempo.

– Violet… – La aprendiz se volteó, después en mucho tiempo había pronunciado su nombre, pero eso solo significaba una cosa – Recoge tus cosas, nos vamos.

– Pero… ¿A dónde, Eidan? – Preguntó intentando amontonar de nuevo los libros para poder caminar con tranquilidad y sin tropezones.

– Al sur, al reino de Azeroth. A Karazhan – Comentó cortante mientras, con el libro en mano y otros que recogió apresuradamente, salía de su estudio dirigiéndose hacia su habitación.

Un estruendoso relámpago despertó la somnolienta mente de Eidan en mitad de la noche, abriendo los ojos de par en par para examinar su alrededor. Se enderezó y abrió con ambas manos las adornadas cortinas que daban a la ventana de la habitación, mostrando en el exterior un sombrío cielo plagado de nubes de tormenta.

Hacía muchos años que aquellos sucesos habían transcurrido y la maga observaba ahora su reflejo empapado en agua en los cristales, tratando de escudriñar su memoria de ese sueño que se emborronaba a cada segundo que pasaba en lucidez. Actualmente el libro yacía olvidado, perdido en un mar de recuerdos y aventuras desde que partieron de Dalaran, junto a ella, su hermana también se había ido, el mundo había cambiado, ya nada era como antes.

Se encontraba una vez más en la posada orgullo de león, donde tantas veces se había convertido en un punto de partida a lejanos lugares. Para volver a empezar una vez más.

Observó en la lejanía el camino pedregoso y aplastado por el uso que se dirigía hacia la ciudad de Ventormenta. Pronto vería la ciudad y su mente todavía conservaba la agudeza de tener las ideas claras. Todavía había mucho que ver, mucho por aprender. Pero esa no sería la noche en que todo sucediera.

Cerró las cortinas y frotándose la sien con pesadez, volvió a su lecho en pos de retornar al reposo de la ajetreada noche, lista para una era de cambio que se avecinaba junto a la rotura del mundo. [/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado rotielbap, Pakete, VVitchara
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 223
Aard: 208
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
gonroho: 101
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3280
Comentarios:8257

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1959
Moderadores: 10
Administradores: 4