Duvhia Tauren Totemsiniestro | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Duvhia Tauren Totemsiniestro

Recluta
Miembro
Level 0
Forum Posts: 1
MyCred MyCred Asc 0
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
julio 16, 2017 - 6:31 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Olivia-Kent[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Duvhia [/INDENT]Raza[INDENT] Tauren Totemsiniestro [/INDENT]Nivel de Rol[INDENT] 2 [/INDENT]Promoción a la que aspiras[INDENT] Promoción inicial [/INDENT]Clase[INDENT] Guerrero [/INDENT]Género[INDENT] Femenino [/INDENT]Edad[INDENT] 59 [/INDENT]Clan, tribu o cártel[INDENT] Totemsiniestro escindidos al servicio de la Horda [/INDENT]Metas[INDENT] Convertirse en una guerrera honorable que solo precise de sí misma para luchar, sin armas o escudos. [/INDENT]Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Crujidor de huesos [/INDENT]Altura y peso del personaje[INDENT] 2,54 m, 240 kg [/INDENT]Apariencia física[INDENT] Es de pelaje oscuro y cuernos grandes echados hacia atrás. Es de constitución fuerte. Suele llevar pinturas de guerra tradicionales de su clan. [/INDENT]Personalidad[INDENT] Orgullosa, siempre está en busca del honor. Es desconfiada y prepotente. No es amistosa, salvo con otros Totemsiniestro de los que han permanecido con la Horda. Tolera a los tauren de otras tribus y, en cierta medida, un poco a los orcos. No soporta a los goblin. Callada e independiente. [/INDENT]Facción

  • Horda

Academia o Maestro[INDENT] – [/INDENT]Organizaciones[INDENT] – [/INDENT]Orientación Sexual

  • Asexual

Creencias e Ideales[INDENT] Fiel defensora de la superioridad de la raza tauren, si bien ahora que no le ha quedado otra que unirse a la Horda está ligerísimamente, casi nada, inclinada a abrir su mente si la situación lo requiere. [/INDENT]Conocimientos[INDENT] Taurahe y orco, aunque a esta lengua no le da uso si no es estrictamente necesario, considera que son las otras razas las que deberían aprender Taurahe. Sabe sobrevivir y está acostumbrada a apañárselas sola. [/INDENT]Clase Social

  • Pobre

Familiares y conocidos[INDENT] Tanabo (Padre. Se unió a los Totemsiniestro de Magatha, probablemente muerto) [/INDENT]Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] Sierra Espolón, ahora es nómada [/INDENT]Trabajo y Herencias[INDENT] Ninguno por el momento [/INDENT]Historia del personaje[INDENT] Lo único bueno de haber nacido ya como miembro de la tribu Totemsiniestro, era que el odio y el desprecio se aprendían tan pronto y con tanta facilidad como a caminar. Recuerda, en su más tierna infancia, escuchar a la mismísima Magatha afimar que las otras razas afectaban a la naturaleza y enfurecían a sus ancestros. Cuando era pequeña, le costaba entenderlo. Pero acabó por aceptarlo. Y bien sabía que, cuando se trata de la Madre Naturaleza, nunca hay razones suficientes para enfadarla. Su padre, que la instruyó en el uso de la maza, insistió mucho en ello. Pero había otra idea que le era mucho más fácil entender, le resultaba algo más natural y menos abstracta que la complejidad de lo divino: el honor. La lucha justa, la lealtad a la tribu y a los ancestros. Y lo justo, según se le había enseñado, era la superioridad del mejor y su deber para proteger lo suyo, su gente, su cultura y su tierra. Huir del derramamiento de sangre innecesario y procurar luchar con alguien de su tamaño… siempre y cuando no se interpusieran en el bienestar del clan y de la naturaleza. Duvhia no recuerda ningún momento de su vida donde no considerara que las otras razas inferiores que infestaban Kalimdor no eran dignas de estar en las tierras que por justicia pertenecían a su raza. Tampoco tiene interés en encontrar ese momento de inocencia, a fin de cuentas, su pensamiento es el apropiado para ella. Sí recuerda toda su juventud en que consideraba que la alianza entre las tribus tauren y la Horda era un deshonroso despropósito. Si algo debía concederle a Magatha, pese a que ya no formaba parte de sus filas, era que tenía razón en cuanto a que las otras razas alteraban el reino de los espíritus. No había más que ver a los goblin. Cómo odiaba Duvhia a los goblin. Comenzó a luchar por los ideales de su tribu desde bien joven, con veinte años. Su primer asentamiento a destruir era un pequeño campamento goblin en sierra Espolón. Los infelices no sabían que habían ido a levantar su campamento demasiado cerca del de su tribu. La mandaron a ella y a otros dos jóvenes más. Sería una buena prueba de fuerza, un rito de iniciación y una muestra de lealtad a la tribu. Si necesitaban refuerzos, tendrían a sus mayores cerca. Pero no fue necesario, los goblin no representaron amenaza alguna.

Duvhia es diestra con las mazas y, sin embargo, no se siente cómoda con ellas. Cumplió cincuenta años un año antes de la muerte de Cairne. Del asesinato de Cairne. La noche en que la enviaron a completar el rito de la visión, su llegada a la mayoría de edad, llevaban dos semanas en las planicies de Mulgore por orden de Magatha. La Madre Tierra sabría por qué, había convocado a diversas ramificaciones de la tribu para que se reunieran en Mulgore. Los tres días que duró su incursión a la intemperie, fueron lo más parecido a la felicidad que ha experimentado nunca. Nada le ha producido jamás tanta satisfacción como ser capaz de deshacerse de un jabalí con sus propias manos desnudas. Ser capaz de ser su propia arma. Había oído de fuertes y resistentes guerreros que solo precisaban de sí mismos para realizar sus hazañas. Normalmente quien hablaba de esos guerreros cuestionaba sus capacidades de razonamiento. A Duvhia eso le da igual. Para pensar ya están los chamanes. Los guerreros debían valerse por sí mismos y estar preparados para deshacer los entuertos de los chamanes en cualquier momento. Así son las cosas. Fuerza y resistencia. Como el kodo. El verdadero honor y la verdadera fortaleza reside en la propia fortaleza, sin esconderse tras escudos o hachas cobardes. Al regresar y relatar lo sucedido, festejaron su regreso y su llegada a la edad adulta. Duvhia se sintió satisfecha, se había encontrado a sí misma, su lugar en la naturaleza y en su tribu. Su voz, pese a que aun era joven y tenía mucho por aprender, empezaría a ser escuchada. Pero no pasó demasiado tiempo con su tribu como para hacer uso de su estatus de tauren adulta.

Hachas cobardes. Como la que mató a Cairne. Pero todo eso lo supo más adelante. Magatha los hizo ir hasta Cima del Trueno. Ahora, la ciudad era suya. La noticia de que Cairne había muerto durante el Mak’Gora se corrió como la pólvora por la ciudad de los tauren, pese a que había sido en la arena de Orgrimmar. Así que la ciudad ahora era de su clan. Muchos tauren perecieron a manos de los Totemsiniestro, más de los que habían caído en ocasiones anteriores por ser considerados traidores a la raza. El objetivo que todos tenían era Baine y, sin embargo, no lograron encontrarlo. Tampoco a Jevan. Puso su maza al servicio de Magatha sin dudarlo, y ahora, en mayor o menor medida, se arrepiente. Que la recuperación de la ciudad fuera, en parte, a manos de goblins es algo que a día de hoy escuece a Duvhia. Como también le escoció en su momento averiguar la verdad. Magatha había deshonrado al clan, a sus ideales. Magatha se había demostrado un ser débil, recurriendo a un sucio veneno para conseguir sus objetivos en lugar de luchar de frente, con valor. Se había comportado como esperaba de algunas de las razas inferiores que infestaban Kalimdor. Tuvo suerte de sobrevivir a la encarnizada lucha. Jevan se posicionó junto a Baine. Su padre siguió los pasos de Magatha. Y Duvhia, pese a la repulsión que le causaba la Horda, no podía tolerar ser liderada por un ser débil, por lo que decidió permanecer leal a Baine. Su padre la llamó traidora. Ninguna herida en combate le ha dolido nunca tanto como aquella palabra venida de su progenitor. Pero ella sí creía en el honor de los tauren, en su superioridad como raza, y la mejor forma de demostrarlo era ser capaz de tragarse el orgullo y poner su maza al servicio del honor.

Los años siguientes los pasó como sus antepasados, sin una residencia fija. Los tauren de los otros clanes no querían tener a alguien como ella cerca. No se le hizo extraño, y no es que ella quisiera estrechar lazos con esos tauren. Respondería a la llamada a las armas, si es que llega. Pero, por el momento, debe fortalecerse. Aprender a ser el único arma que pueda necesitar.
[/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado Darkkang, Likkun, WeonLoco, Pakete
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 223
Aard: 208
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
gonroho: 101
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3280
Comentarios:8257

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1959
Moderadores: 10
Administradores: 4