Beleriand Bloodvale Elfo de Sangre | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Beleriand Bloodvale Elfo de Sangre

Veterano
Miembro
Level 1
Forum Posts: 174
MyCred MyCred Asc 431
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
agosto 9, 2017 - 9:58 pm
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Dhalen[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Beleriand Bloodvale [/INDENT]Raza[INDENT] Elfo de Sangre [/INDENT]Nivel de Rol[INDENT] 5 [/INDENT]Promoción a la que aspiras[INDENT] Promoción de veteranía I [/INDENT]Clase[INDENT] Cazador [/INDENT]Género[INDENT] Masculino [/INDENT]Edad[INDENT] 200 años [/INDENT]Clan, tribu o cártel[INDENT] – [/INDENT]Metas[INDENT] Resguardar quel’thalas de todo mal, volver a la antigua gloria del reino, resguardar el bosque de todo mal. [/INDENT]Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Forestal de élite [/INDENT]Altura y peso del personaje[INDENT] 1’97 m [/INDENT]Apariencia física[INDENT] Cabellos rubios plateados, esboza una cicatriz en el ojo derecho causada por uno de los tantos muertos en la invasion de la plaga. [/INDENT]Personalidad[INDENT] Carismatico, aunque es jocoso y satirico cuando se meten con el o con lo que le importa es muy responsable cual forestal. [/INDENT]Facción

  • Horda

Academia o Maestro[INDENT] Los Errantes [/INDENT]Organizaciones[INDENT] Los Errantes [/INDENT]Orientación Sexual

  • Demisexual

Creencias e Ideales[INDENT] Sabe que la luz existe, mas no le profesa fervor, simplemente cree en la propia fuerza de sus flechas y en el orgullo sin’dorei. [/INDENT]Conocimientos[INDENT] Conocimientos avanzados del bosque [/INDENT]Clase Social

  • Clase alta

Familiares y conocidos[INDENT] Cailen [Madre Viva] Zel’theas [Padre-Muerto] Sa’theas [Hermano-Vivo] Vyiel [Hermanastro-Desaparecido] [/INDENT]Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] Nacido y residente de Quel’thalas [/INDENT]Trabajo y Herencias[INDENT] Trabaja como forestal [/INDENT]Historia del personaje[INDENT] Capitulo l: Nacimiento de una nueva vida, El retoño olvidado:

Noche estrellada en los bosques, La dama blanca iluminaba cada rincón del arrebolado bosque de quel’thalas, allí en la ciudad, la ventana del hogar de Cailen Madre de aquel que nacería dicha Noche, el parto fue complicado, doloroso cuanto menos, dicha noche aquella elfa casi pierde la vida, sin duda, fue complicado traer al mundo a aquel que sería despreciado por Zel’theas, su padre, pues las consecuencias del parto dejarían paralitica a su madre, Mas a ella poco le importó aquel detalle, sostuvo en brazos a aquel niño de cabellos plateados y ojos azules como el firmamento, amaba a aquel niño que aunque desgraciara su vida desde aquel momento le era imposible llegar a odiarlo.

Llamado Beleriand por su madre pues su padre ni volteaba a ver aquel retoño, el rencor que sentia hacia este por desgraciar la vida de su amada no era pequeño exactamente, Creció de la mano de su hermano mayor Sa’theas quien llevaba poco mas de 15 años al pequeño, al igual que su hermanastro Vyiel quien era algo ms reservado y ensimismado.

Una tarde, Beleriand correteaba cual pollo sin cabeza entre las calles de la hermosa quel’thalas mientras observaba a los engalanados guardias con cierto curiosísimo, sin duda despertaban en el pequeño ciertas dudas, mas a aquel jovenzuelo le atraía mas lo que en el exterior aguardaba.
Solía escaparse de las lecciones de batalla que su padre, el cual con mal agrado le instruía para ver los bosques y los juncos que en estos crecía, disfrutaba de pasear por los caminos recónditos de estos, pasar largos ratos entre ramas y arbustos, largos ratos pasaban, y altas horas solían darle, y aunque los gritos y las reprimendas le aguardaban al llegar a casa por parte de su padre, para él, todo valía con tal de pasar tiempo allí, donde se sentía cómodo.

Los tiempos pasaron y beleriand no cambiaba, poco le importaba ya lo que su padre pensase de él, después de todo siempre le vio como una abominación, a raíz de esto y de la rebeldía que de pequeño forjó, un carácter jocoso y algo satírico salió a relucir, aunque era un muchacho bien portado, y bastante responsable para con lo que le era importante, tenía una dosis de buen veneno verbal para todo aquel que osara meter mano en sus asuntos.

Poco a poco el tiempo pasó y mientras su amigo y hermano Sa’thedas partía rumbo a los cuarteles a alistarse en la guardia de dicho reino, y su hermanastro a las agujas mágicas en busca de mas conocimiento, el, y con su padre ya cansado de luchar contra la corriente, aprendía a lanzar con el arco, sin duda, no había un arma más ideal para dicho elfo, y no se le daba mal precisamente, así pues, ya alcanzando la edad de 25 años, siendo un hombre mayor aunque algo inmaduro partió a los bosques en busca de aquello que desde años se planteó como meta, los errantes.

Capitulo 2: El comienzo de una nueva vida.

Así pues Beleriand partió al encuentro con su nueva vida, aquellos que salvaguardaban las fronteras de quel’thalas, los errantes, maestros del sigilo, y señores de los bosques, no había rival para estos en sus territorios, hábiles y versados, señores del manejo del arco y la primera línea de defensa de la ciudad, algo que extasiaba a Beleriand quien al fin podría pasar su vida sumergido entre el follaje y los juncos, así pues llegó allí donde los forestales acampaban, y junto a un par mas de aprendices se dispuso a presentar las pruebas de admisión de los errantes.
Una semana larga fue sin duda, más con dedicación y esfuerzo logró aprobar, convertido ahora en un aprendiz, el futuro parecía sonreír al joven elfo.

El tiempo pasó mas no en balde, Beleriand aprendió cuanto pudo de sus maestros y amigos forjados dentro de aquellos llamados errantes, poco a poco pasaba de ser un aprendiz a un habido forestal, entre juncos y hojarascas, como el siempre había deseado, resguardando la ciudad de cada peligro que osase cruzar la frontera boscosa, setia que contribuía al bienestar del reino, sin duda, era feliz.

Allí entre los bosques hizo amigos, conocidos y compañeros, su vida poco a poco se convertía única y exclusivamente en resguardar los bosques, poco a poco creaba un vinculo con estos y sus habitantes, susurraba a los pájaros y hablaba con ciervos y mapaches, la vida soñada de aquel elfo al que su padre simplemente odiaba por algo que ni tenía la culpa.

Capitulo 3: El asedio de la muerte, el cambio:

El tiempo pasó y el vinculo entre el elfo y el bosque se hizo fuerte, eran como uno solo, era ya bastante mayor, un hombre hecho y derecho, y un forestal en toda regla, sus días se consumían yendo de un lado a otro el bosque, sus ojos estaban puestos a cada intruso que cruzara los lindeles, y aunque solían ser días tranquilos no faltaba el entrometido que sin aviso ni autorización cruzaba cual Pedro por su casa.

Un día la paz y la tranquilidad del bosque se vio afectada, enemigos llegaban, la misma muerte se alzaba y los rumores que llegaban de mas allá del bosque eran ciertos, la plaga de no muertos asedió las inmediaciones del bosque los forestales entre ellos beleriand corrieron prestos ante tal acontecimiento, liderados por la para entonces general forestal brisaveloz, defendieron con sus últimos alientos la frontera, mas uno tras otro ante el grasn numero de no muertos fueron cayendo, la orden fue retroceder hasta las puertas de la ciudad, prestos corrieron a avisar a la capital, era una masacre.

Al llegar allí los guardias alertados prepararon las defensas, el reencuentro fue grato, entre sa’theas y beleriand, mas no era el lugar ni el momento, así pues y ambos concentrados en defender con sus vidas el reino dispusieron a partir al frente.

Alli, donde todo acontecía, las hordas fe muertos no cesaban y parecían infinitos, uno tras otro caian los muertos, al igual que los guardias, perdían terreno, beleriand preocupado soltaba una tras otra sus flechas sesgando la vida de cada muerto que osara atravesarle, mas algo sucedió… la general forestal cayo y tras ella las defensas.

Asi pues los muertos se abrieron paso hasta el centro de la fuente del sol, y los pocos supervivientes resistían como podía, así pues entre el caos y la batalla un nuevo aliado apareció, el hermanastro de ambos elfos Vyel.

Los tres hermanos lograron combatir las oleadas de no muertos, más al ver las oleadas decidieron retroceder hasta el hogar donde antaño fueron criados, allí, la escena no podía ser más atroz, su padre muerto sobre los pies frios de su madre, quien esbozaba una cara de pánico terrible, entre cadáveres de soldados y enemigos, la matriarca de los tres elfos había sobrevivido gracias al poder mágico que durante años desarrollo, la pena envolvió a la familia durante unos segundos, mas debían escapar prestos pues los no muertos embestían de nuevo.

Corrieron al centro de la ciudad, acabando con cada vida de cualquier no muerto que se cruzase frente a ellos, mas ya era tarde, la explosión se sintió en cada rincón de la ciudad, la fuente del sol había caído y con ella, la ciudad entera.

Capitulo 4: El renacer del fénix:
Mucho despues de aquel acontecimiento, los elfos estaban débiles, muchas fueron las perdidas, y demasiados los daños, muchos abandonaron la ciudad en busca de la magia que proporcionaba la fuente, pues sin ella no podían vivir, entre ellos el hermanastro de los dos elfos, Vyel, Tomó sus posiciones y sin despedirse y desapareciendo de la faz de la tierra tomó su rumbo.

Muchos elfos partieron con el hijo de nuestro gran rey anasterian, khael’thas, en busca de una tierra prometida, mas muchos otros decidimos permanecer en las ruinas de lo que una vez fue nuestra ciudad, dispuestos a reconstruirla, y tiempo despues, se supo de la traición de este hacia los nuestros, sin duda fue la mejor decisión.

Años después:
La vida continua su cauce… y beleriand no fue menos, ahora la fuente restaurada la antigua gloria volvía, sin rey y renombrados como sin´dorei recordando a nuestros hermanos caídos, logramos renacer de las cenizas, beleriand continuó como forestal, ahora más que nunca los bosques necesitaban ayuda, para restaurar su antigua gloria, todos, como unidad debían luchar por el fénix, por quel’thalas y por el futuro del reino.

Larga vida a quel’thalas el reino eterno. [/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado Pakete
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 210
Aard: 207
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3211
Comentarios:8137

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1933
Moderadores: 10
Administradores: 4