Athelstan Utrecht Humano | Fichas rechazadas | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed block
Athelstan Utrecht Humano

Veterano
Miembro
Level 1
Forum Posts: 174
MyCred MyCred 431 Ascuas
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
septiembre 21, 2017 - 1:21 am
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=5]Dhalen[/SIZE]

Nombre y apellidos[INDENT] Athelstan Utrecht [/INDENT]
Raza[INDENT] Humano [/INDENT]
Nivel de Rol[INDENT] 4 [/INDENT]
Promoción a la que aspiras[INDENT] Subida por semillas a corte 4 [/INDENT]
Clase[INDENT] Sacerdote [/INDENT]
Género[INDENT] Masculino [/INDENT]
Edad[INDENT] 40 Años [/INDENT]
Clan, tribu o cártel[INDENT] - [/INDENT]
Metas[INDENT] Llegar a convertirse en un inquisidor, Limpiar el mundo de pecado, y acabar con cada hereje y pagano del mundo. [/INDENT]
Clases de Prestigio que aspiras[INDENT] Inquisidor. [/INDENT]
Altura y peso del personaje[INDENT] 1.90 M [/INDENT]
Apariencia física[INDENT] Cabello rubio cenizo, debido a su edad. Posee una cicatriz en el labio y la espalda llena de cicatrices por las contantes sesiones de auto flagelacion. [/INDENT]
Personalidad[INDENT] Conservador y fanatico de la luz, es racista y puede llegar a ser algo xenofobo. cree que la luz es solo cosa de humanos, No tolera el arrogante ego de los elfos, lo ve como un pecado. Es muy humilde, ve por las clases necesitadas, mas no tolera el pecado y no dudará en latigar a alguien que ose irrespetar la luz. [/INDENT]
Facción

  • Alianza

Academia o Maestro[INDENT] Miembros de la Cruzada Escarlata [/INDENT]
Organizaciones[INDENT]La Cruzada Escarlata/Iglesia de la luz sagrada [/INDENT]
Orientación Sexual

  • Heterosexual

Creencias e Ideales[INDENT] Fanático de la luz sagrada [/INDENT]
Conocimientos[INDENT] Tortura media. [/INDENT]
Clase Social

  • Clase baja

Familiares y conocidos[INDENT] El unico conocido es el can escarlata que siempre le acompaña al cual llama redentor. [/INDENT]
Lugar de Nacimiento y Residencia[INDENT] Nacido en Lordaeron, recide en stratholme [/INDENT]
Trabajo y Herencias[INDENT] Trabaja como Aprendiz de Torturador, y predicador. [/INDENT]
Historia del personaje[INDENT] Athelstan Utrecht:

sancti luminis affert salutem hanc puer præveniendo aspiras, Rezaba la partera que para aquella época atendía el parto de Un joven de cabellos rubios Y pómulos delgados, su rostro perfilado detallaba una gran belleza comparada por su padre con la de aquella estatuas labradas en mármol puro, un muchacho con grandes dotes de belleza, mas no era eso por lo que el joven destacaba de entre sus congéneres, los cuales eran gente de el bajo estatus social, no eran más que granjeros que cultivaban ajo en las tierras que durante años habían ido heredando los barones de la familia Utrecht, hasta día de hoy que la poseía el padre de Athelstan.

Aquel joven, desde pequeño despertó un ferviente amor por la luz, las costumbres y todo lo bueno de el mundo, Su padre no dio otra enseñanza al muchacho que las que antes que el su abuelo le enseñó, las de no confiar en nadie más que en la misma raza, podría decirse que eran racistas, mas no lo veían así, era más una cuestión de pureza, y para su padre, y ya entonces Athelstan veían a todo aquel No humano como la muestra de una raza impura, algunos hasta viles paganos, creciendo rodeado de estas enseñanzas sin duda, marcó la personalidad del joven creciendo desconfiando de los aliados elfos del lejano reino de Quel’thalas, y en menor medida de los carismáticos enanos.

El joven pasaba sus días ayudando en el cultivo de ajos, y los días libres entre libros que hablaban de grandes guerreros y sacerdotes que dieron su vida por aquello que defendia, la luz, y la pureza del mundo, sin duda, aquel pequeño tenía más que claro lo que su destino auguraba, la vida del sacerdocio era lo que quería, defender y purgar el mal que agobiaba el mundo, así pues sus padres, viendo que, ellos no podrían darle la vida que el muchacho deseaba, entregaron al joven a la catedral.

Durante su estancia allí en la catedral como novicio, Athelstan aprendía sobre las tres grandes virtudes de la luz, respeto, tenacidad y compasión, mas para el, la tercera era ambigua, pues para el todo acto de pecado, o todo ser de las sombras no merecía compasión, debían ser purgados y exterminados, no había cabida para la maldad en su cabeza, dicho semblante se reforzó con las invasiones de aquella raza barbarica, la cual atacaba los asentamientos humanos, y entraban en constante conflicto, viéndolos como aberraciones, y reforzando la enseñanza de su padre de no confiar si no, en la propia raza, cosa que, seria importante para forjar su carácter futuro.

El tiempo pasó y los rumores se extendieron sobre una enfermedad que se alzaba sobre la ciudad vecina de stratholme, una que hacía de los que la padecían entes no muertos en contra de todo lo que él creía, y al enterarse de que, por mano de el príncipe arthas, aquella ciudad fue purgada, su corazón se alegró, aunque muchos vieron esta decisión con repudio, para él no significaba más que lo que se debía hacer para la expiación de las almas de aquellos condenados que ya no tenían salvación, una decisión acertada, y la cual haría que admirara la determinación de aquel príncipe.

Años pasaron en los que el joven se instruyó y la labor de sacerdocio ejercía con fervor, el príncipe regresó a casa ese mismo año, mas no parecía el mismo, y claramente no lo era pues después de asesinar a su padre, una horda de entes no muertos asedió la ciudad, aquella admiración que Athelstan sentía se transformó en repudio y asco, deseoso por purgar el mal que había traído el príncipe a la ciudad, escapó de la mano de los demás sacerdotes y paladines, purgando las almas condenadas de aquellos entes no muertos, uno tras otro y sin parar hasta llegar a la salida de la ciudad, fueron cayendo, y entre rezo Athelstan sentía que el mal cesaba.

A toda prisa Athelstan y el resto de supervivientes de la catedral se dirigieron a la capilla esperanza de la luz, donde encontrarían resguardo, Athelstan sentía una necesidad de purgar el mal que ahora en su ciudad residía, y más ahora que hasta sus padres habían caído por el asedio de lo que se hacía llamar la plaga, su caracter volvió a cambiar, tornandoce en un extremista y fanatico de la luz, jurando erradicar el mal se se cerniósobre su ciudad, sirvió alli junto a los paladines de la mano de plata y los sacerdotes a cudiar de los supervivientes que habian logrado escapar, mas poco fue el tiempo que se quedó pues partió en busca de aquel grupo de extremistas llamado la cruzada escarlata y sumarse a sus filas.

Unido a las fuerzas de la Cruzada escarlata hacia Nueva Avalon, athelstan encontró una causa en la cual depositó toda su fe, no pararía hasta purgar cada ente oscuro que se opusiera a la sagrada luz, se volvió aun mas fanático y extremista, luchaba por purgar la maldad. Allí, donde aprendería mas sobre el dominio de la luz, y conocería una nueva vocacion, la tortura, de el que para aquel entonces era su maestro, y debido a su actitud conservadora y radical, adoptó un látigo como arma, el cual, bendecía en luz pura para acabar con la corrupción y los pecados se volvería un conservador de lo puro, un guerrero santo que no dudaría en flagelar a el hereje y condenar al impuro, incluso la crucifixión no le parecía mala idea para expiar las almas de los paganos, traidores y herejes.

Un día mas se alzaba sobre el mundo, y no aprecia ser algo fuera de lo común, más que equivocado estaría Athelstan si llegó a pensar en esto. Aquel día los siervos de la plaga, empuñando hojas que asesinaban y despojaban de sus almas a los que asesinaban, asediaron Nueva Avalon, pocos fueron los que resistieron aquel embate de los muertos, Athelstan, al verse superado, y por orden de sus superior, decidió abandonar el campo de batalla, a lomos de un caballo partió a
stratholme, donde hallaría refugio de lo que aconteció allí en Nueva Avalon.

Allí, Athelstan hiso su vida, día a día, en horas de la mañana levantando su cuerpo de el catre en el que dormía para rezar y recibir las primeras horas del día ungido de la fe y el amor de la luz.
Allí en conoció aquel que sería su compañero y su ayudante, Un can, entrenado para detectar el mal, la sombra, la herejía, lo corrupto, sin duda era un buen compañero, el cual desde aquel entonces en las incursiones que, de vez en cuando se realizaban para purgar los resquicios de la plaga, nunca desistieron en el deber de erradicar el mal, y Athelstan no fue menos, acompañado del ahora su compañero, luchaban por mantener lo que era ahora su hogar.

Años después:
Athelstan abrió sus ojos mientras el sudor recorría su frente, una gran pesadilla recorrió sus sueños, una que parecía bastante real, al lado de su can, luchando codo a codo con no muertos, no muertos usando luz! Herejía! Una demasiado grande! El repudio y el odio hacia sí mismo que sentía eran bastante grandes, acciones que quizás nunca habría hecho, las veía allí en aquella pesadilla, ¿era él en verdad? No había detenido el alzamiento de muchos de sus hermanos y había luchado codo a codo con no muertos? No… sin duda era una pesadilla, así pues se alzó y como de costumbre se dirigió a la capilla con dudas en su cabeza, era real? Al menos lo parecía... No fue hasta llegar a la capilla que uno de sus hermanos le sacó de las dudas que acongojaban su mente, aquella pesadilla no era un mero sueño, todo era real, un escalofrío recorrió la espalda de Athelstan, sintiéndose totalmente sucio, el repudio era impresionante, no pensaba en otra cosa que no fuera purgar sus pecados.

Su mente entró un poco en calma cuando lograron explicarle que todo lo que vivió fue por culpa del control de un demonio, mas esto duró poco, pues se sentía débil de voluntad, no merecía ser un sacerdote de la luz sagrada, durante unos minutos se sintió como lo peor del mundo, alguien tan conservador y extremista como él, cayendo en los hilos de un demonio.

Poco tiempo pasó y luego de unas cuantas sesiones de auto flagelación, para conocer aquel que liberó a los escarlatas del control de aquel demonio, El rey Khaldran de nueva lordaeron, conoció la inquisición que en aquel reino se levaba, potentes aliados, y sin duda no le disgustaba la idea, así pues fuera del control del demonio, y con la espalda llena de heridas, junto a muchos de sus hermanos se unieron a estos aliados, juntos purgarían el mal que acongoja al mundo.

Así pues, Athelstan, aliado a la inquisición de Nueva Lordaeron, continua su adiestramiento de inquisidor y torturador, látigo y tratado en mano, purgará el pecado y llevara al hereje a la cruz si es necesario, Bendita sea la luz, y que ella misma guarde el mundo.[/INDENT]

Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 224
Aard: 208
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
gonroho: 105
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3306
Comentarios:8312

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1988
Moderadores: 10
Administradores: 4