Juramento al Reino, y a tu propio Honor | Biblioteca | comunidad

Por favor, regístrate, Invitado
Buscar
Forum Scope


Coincidir



Opciones de Foro



Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters
Registro Olvidaste la contraseña?
sp_Feed Topic
Juramento al Reino, y a tu propio Honor

Veterano
Jugador
Level 0
Forum Posts: 117
MyCred MyCred Asc 1
Miembro Desde:
mayo 16, 2018
sp_UserOfflineSmall Desconectado
1
noviembre 23, 2017 - 12:46 am
sp_Permalink sp_Print sp_QuotePost
[SIZE=4][FONT=century gothic][FONT=book antiqua]Honor de Familia[/FONT][/FONT][/SIZE][FONT=century gothic]
[/FONT]

[FONT=century gothic]
El tiempo otorga regalos, me dijo mi padre pero no vi la veracidad en sus palabras, día tras día las desgracias parecían asolar contra nuestro orgulloso pueblo que como es nato entre los míos, perdurábamos ante la calamidad de las fechas.
Aún recuerdo cuando todo inicio, cuando el sol brillaba y las fuentes de Quel’thalas formaban un cantico al compás de las aves como ningún otro lugar podía hacerlo, el aura de magia me llamaba y tranquilizaba de formas que nadie pudo hacerlo, incluso veo como el eco del pasado llama hacia aquel momento donde el atardecer caía para dar lugar entre hilos rojizos y anaranjado a nueva vida, mi hermana.
Creo que fue lo más similar a las épocas del pasado de mi pueblo que tengo constancia, mis ancestros solían ser grandes soldados y taumaturgos, una de ellas incluso fue mi madre que perteneció al grupo de Forestales y otra fue mi abuela, una Magister, que al nacer me recogió en su seno antes de su muerte.

La vida hace cosas maravillosas, la muerte es más nefasta pero igual de poderosa y ahora también es moldeable. Escucho almas, espíritus de quienes algunas veces se llamaron Soljurado alegando contra mis actos, cuando ellos no habrían hecho nada diferente. Realmente son unos insensatos, pero son demasiado orgullosos como para verlo.

También recibo idas, frases que me llaman y me dan un nuevo objetivo sobre esta faz, me hablan acerca del nuevo Reino que se alzo en el sur, al cual yo pertenecí entre las filas de su noble Ejército para asegurar que el legado Quel’dorei promulgara hasta en el pueblo más recóndito de la Alianza con orgullo y honor.
Jamás creí que todo terminaría así, pero tampoco creí que nos arrastrarían hasta esos tabardos azules y el escudo de león, fue desdeñable ahora que lo veo con más claridad que nunca por mucha oscuridad que me consumiera.
Me uní como un inexperto Forestal, antaño fui un poderoso hechicero que combatía en nombre de mi familia contra la Plaga allá en Rasganorte y pertenecía al Pacto de Plata, fue ahí donde aprendí más acerca de la adicción e intente hacer algo más que sucumbir a la misma, yo era más que ese simple padecimiento, o quizás solo temía a decaer como un desdichado más.
Fue sino un Forestal del Pacto de Plata el cual me encamino hacia esos caminos, Sohin se hacia llamar, ahora no recuerdo mucho más que su nombre y las doctrinas arrogantes que intento inculcarme, no lo escuche pues me resultaba innecesario. Fue ahí donde me llegue hasta las puertas de Nueva Lordaeron.

No lamento lo que hice al ingresar al cuartel y portar su tabardo, pues ahora me han dado un nuevo propósito lleno de destrucción e ira. Me abandonaron a manos de los Renegados, esos insufribles hijos de… Basta, ellos son los culpables de mi desdicha y putrefacta condición mientras luchábamos por Andorhal en aquella mísera ciudad humana que no vale ni siquiera uno de mis lizos cabellos.
Me humillaron pero pagaran, nadie me hace esto, NADIE. Y aquellos que conocí en vida, tendrán el privilegio de acompañarme no en la muerte sino en algo peor que es esto de pertenecer todo lo que afrenta su religión, todo lo que es contrario a la luz, todo lo que es sombras…

Y magia. Sí, pues ahora con este nuevo camino, retome el sendero al levantarme de las cenizas de la batalla como hizo mi pueblo también, luche por recuperar mis facultades.
Pero no sería sencillo con estas nuevas doctrinas Renegadas, hasta porte su tabardo como un lúgubre arquero, pero como siempre aspire a más pues conocía que lo alcanzaría.

Míranos, aquí unidos nuevamente e intentando olvidar nuestro conflicto para pactar una vez más, ustedes que me han hecho tanto daño y ellos que han convertido ese daño en todo lo que es mi corazón. Los odio a todos, pero algunos más que otros, al menos los fueron los siervos de la Dama Oscura quienes me salvaron de ser otro esbirro de la Plaga, los miembros de la Alianza en cambio no hicieron nada por arrebatarme de las manos de sus enemigos.
Los llaman monstruos, pero han cometido actos más nobles en esta No-Muerte que ustedes en vida. Yo comparto con ellos, quizás por que son mi única opción, pero no por temor, ya no tengo pavor, y si he de arrastrarme lo hare hasta una verdadera líder y miembro de nuestro pueblo como es Lady Sylvanas.
El resto, no es más que desdicha e irrelevancia, la Horda juega su papel como un peón pero aún es una valiosa arma y nos necesita tanto como nosotros a ella. Otra diferencia entre nosotros y la Alianza, al menos la Horda permanece más unida que nunca.
Pero ahora tú, vienes para promulgar tu adoración hacia un alma impasible que es inexistente, que no es más que magia más cálida a diferencia de la fría nigromancia que yo abrazo. Me vas vergüenza, ahora largo…

No tienes más que decir, Sacerdotisa. Nada más que decir, Nae’Lyn.[/FONT]

[FONT=century gothic]Yo no fui quién marchito nuestro legado, A’thlas, sino que fuiste vos quien lo ensucio y mancillo todo lo que significaba pertenecer al pueblo Quel’dorei y a los Soljurado. Hasta osaste diezmarlo con la sombra en tú apellido, te odio porque así lo requiere la luz pues cumplo sus virtudes con completa devoción.
Me encantaría ser yo quién de fin a este oscuro estado que padeces, añoro que sea yo quién limpie tú mente de la impureza y purgue tu cuerpo para que el alma que alguna vez fue mi hermano escape hacia el regocijo de Belore.

Yo puedo salvarte.
Esta afrenta no será olvidada, la Catedral tomara acciones y cuando llegue la hora de que la luz haga justicia, no tendré piedad pues tú tampoco la tendrás con los niños e inocentes que asesines a sangre fría.
Aún me parece decir poco de lo que la sombra está dispuesta a hacer…
Me niego a seguir profanando mi lengua con estas habladurías, en especial con un espectro del pasado como tú, la próxima vez no serás más que otro cadáver andante entre los enemigos.

Pero aún así, cuando vea tú alma se liberada no evitare recordar lo que fuiste, pues mereces al menos ser tratado como ello. Tú no tienes culpa de esto, jamás la has tenido, pero tampoco nosotros.
Son quienes están a tu favor durante esta batalla quienes han causado tanto mal, deben caer y de una forma u otra, te prometo que lo harán.

Ya no nos volveremos a ver y espero que así perdure hasta que llegue tu purga, hermano.

[/FONT]

[FONT=century gothic]

//Relato en honor hacia mi primer personaje de nombre A’thlas y en parte también a Nae’lyn e.e (También fue por reactivar esta sección)[/FONT]

[FONT=century gothic]
[/FONT]
Zona horaria del Foro:Europe/Madrid
Los Mayor Cantidad de Usuarios Conectados: 121
Actualmente Conectado
Invitado(s) 1
Actualmente Navegando en esta página:
1 Invitado(s)
Ver Toda la Actividad en Linea
Los mejores Comentando:
Molvus: 210
Aard: 207
sekum: 207
Crow: 174
bastian: 117
Estadísticas del Foro:
Grupos5
Foros52
Temas:3211
Comentarios:8137

 

Estadísticas de los Miembros:
Comentarios de Invitados: 40
Miembros: 1933
Moderadores: 10
Administradores: 4